Esta voz es mía también

 

Carlos Sánchez

También el pelo es una coreografía sobre su cuerpo. Y expresa con la mirada. Parecería que siempre desea encontrar.

Sara Tolosa está inscrita en el mundo de la danza, desde una carrera profesional como antecedente. La investigación como una consecuencia del oficio. Los viajes, y la búsqueda.

Hoy baila en Un Desierto Para la Danza (edición 25), en el programa PROYECTO (R)ADIO, en el cual cuatro coreógrafos jóvenes sueltan sus dardos a la mirada del espectador. Sara aquí y ahora, comparte regiones de los por qué.

–Sara, cuéntanos qué implica PROYECTO (R)ADIO.

–De los cuatros que integramos el proyecto, creo que cada uno tiene su concepción. Lo que yo creo que PROYECTO (R)ADIO tiene como objetivo es mostrar la visión de cuatro artistas sonorenses, creadores escénicos, coreógrafos, nacidos en el estado, y que se fueron de Sonora, que están radicando fuera y que finalmente, cada quién se ha ido desarrollando acorde a los intereses que tiene como artista. Este proyecto nos reúne para ver qué estamos haciendo, qué nos ha sucedido, qué nos ha cambiado, qué nos ha transformado, qué nos interesa de la expresión, del movimiento.

–¿Tiene alguna connotación especial el hecho de que sea esta la edición número 25 de Un Desierto Para la Danza y que estés participando?

–Cuando me invitaron me dijeron que serían los 25 años del Desierto, que La Lágrima sería anfitrión y estaban preparando un proyecto de sonorenses que andaban fuera del desierto o se habían alejado un tiempo y les interesó la idea de incluirlos en la programación. Proyecto Radio ha sido un acierto y algo especial que no había sucedido, eso es lo padre del Desierto para la Danza, cada emisión tiene proyectos particulares, no solo es presentar compañías estatales, nacionales o internacionales, llevan la danza a la calle, comunidades, a familias. Urge sensibilizar.

Hoy es la emisión número 25, pudo ser 24, 20 o 50. De igual manera estoy muy feliz y agradecida por participar.

–Cuéntanos de tu coreografía, Hirow, el detonante para crearla.

–Me gustaba hacer playback de pequeña. Es sobre “Hero”  de Mariah Carey, usé esa canción para estudiarla un poco más, porque me gusta, me divierte y me atrae el hecho de usar la voz de alguien más, no precisamente imitar a la cantante, es decir: esta voz es mía también. Hirow es un juego donde entra la posesión, manipulación, frustración, locura. Una especie de caos.

–Dentro de este universo que te puede dar la danza, ¿cuáles son tus objetivos primordiales que tiene para bailar?

–Yo hago esto porque me interesa conectar con el que está enfrente, quiero bailar con el que me observa. Me considero un filtro, un medio para decir: esta es mi libertad, prueba esta libertad que tú también puedes saborear. Por eso bailo, porque es un conducto para exponer, incomodar, romper o simplemente estar. Siempre es el momento idóneo para mostrar y darle posibilidades al receptor. A lo mejor caen veintes o no pero que confronte de alguna manera. El asunto es compartir y que bailemos.

Entradas recientes

Categorías

mambo Autor: