Schopenhauer a 45°

 

Jesús Rito García

 

Me senté a leer con calma,
en esa silla del café… y de pronto:
“La despersonalización”,
mandar al carajo todo aquello que te sujeta.
Pero los pantalones en medio de este sauna natural también me sujetan,
señor Schopenhauer,
no ve que estamos pasando los 40°
¿Qué puedo hacer?

Mi voluntad se somete al calor,
a esas fotos en la playa,
a sus ojos
y la barca de totora.

“La miseria del hombre sujeta a una ilusión”.
Lo sé, aunque sólo pienso en los años y los días y el café de la mañana.
Pero digo que nada me sujeta.
Sólo lo digo.

Señor Schopenhauer, ya estamos llegando a los 45°
y mi cabeza no piensa,
no razona como usted me lo pide.

Mejor vayámonos con calma, y no me presione más
¿quiere usted una cerveza?

 

Entradas recientes

Categorías

mambo Autor: