Autor: mambo

24 noviembre, 2017 / Música

Tiempo, el vocablo toral en la existencia de la música. Observar los movimientos del director, escuchar las intervenciones de los instrumentos, las voces. Acatar la indicación, los percusionistas obedeciendo desde la mano izquierda los apuntes de quien erige la batuta. David Hernández Bretón y sus alcances más allá. La concentración insondable

Leer Sinfonía por un mundo mejor

22 noviembre, 2017 / Sin categoría
21 noviembre, 2017 / Literatura

El día es eterno:
tus pisadas sobre el aire
en el pasto.
La tarde tiene la espada corta
y de ella baja la sangre
a ponerte una corona de guirnaldas…

Leer Día

21 noviembre, 2017 / Entrevista
19 noviembre, 2017 / Entrevista

A veces nos pasa con artistas nuevos que piensan que descubrieron el hilo negro, y no saben ni de dónde viene esa voz, y es algo que ya se hizo hace bastante tiempo, y no quiere decir que ya no se va a lograr una originalidad, sino que podría resultar más interesante establecer estos procesos de diálogos, en este sentido la voz poética de Pessoa me parece que no ha perdido absolutamente nada de su valor

Leer Lo que tiene en particular la creación artística contemporánea no solo en las letras, sino en cualquiera de las ramas, es que ya no hay grupos

17 noviembre, 2017 / Danza Contemporánea
17 noviembre, 2017 / Opinión

Philip K. Dick escribió en 1968 ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Se trata de una novela de ciencia ficción que plantea un futuro distópico. Los androides o replicantes, que planean escapar de su destino y reemplazar a los humanos, son cazados por Rick Deckard, un expolicía.

Leer La cárcel y sus formas

17 noviembre, 2017 / Poesía
15 noviembre, 2017 / Cine

Viene entonces el argumento de la ausencia, el tipo de ropa que perturba. Porque de niña el monstruo se apersonó mientas ella tenía en su cuerpo los olanes rosas con que la disfrazaban de elegancia en la casa de la abuela paterna

Leer Yo no uso vestidos

14 noviembre, 2017 / cuento

Con acceso libre a Internet en cabina, me di tiempo de conquistar a decenas de radioescuchas y a las no también por medio de un ya nostálgico Messenger; muchachas que, la mayoría, pasada la media noche y luego del Himno Nacional, mientras grababa algún comercial para los desaparecidos P.H o el entrañable Mesón de la Pizza, pasaban por cabina y nos armábamos un buen rato en tanto la programación se escurría hacia las antenas repetidoras.

Leer       UN JUEGO DE CHAMACOS